Presupuesto de la Niñez 2019

Esta segunda edición del Presupuesto de la Niñez continúa siendo un llamado a priorizar a los niños y jóvenes de Puerto Rico, particularmente aquellos que están viviendo en la pobreza.

July 23, 2019

Esta segunda edición del Presupuesto de la Niñez continúa siendo un llamado a priorizar a los niños y jóvenes de Puerto Rico,particularmente aquellos que están viviendo en la pobreza.

En el Presupuesto de la Niñez se presenta un análisis que se desprende de las tendencias en las inversiones que se hacen en la niñez y juventud. Además, se incluye información recopilada de ejercicios cualitativos en varias comunidades con jóvenes, madres, padres, abuelas y cuidadores. Este documento no solo refleja un análisis numérico, sino que se dirige por las voces de aquellos afectados por cambios en el presupuesto de la niñez.

Ante esto, hacemos eco de la voz de un joven quien participó en los grupos focales en la comunidad del Residencial Luis Llorens Torres, quien nos aseguró que "todos los servicios son importantes para los niños y jóvenes del país, tenemos que invertir en los de aquí, todos deberían ser prioridad".

Puntos a destacar:

  • Educación K-12, Asistencia Económica y Salud son las áreas de impacto que representan el 86.5% de la inversión del Presupuesto de la Niñez y a su vez están amenazadas con recortes y cambios estructurales en el plan fiscal.
  • El Presupuesto de la Niñez 2019 es el más bajo de los pasados seis años fiscales. Se observa un recorte de -14.5% entre el año fiscal 2014 y el 2019 y de 2.5% entre el año fiscal 2018 y el año fiscal 2019.
  • El Presupuesto de la Niñez 2019 es el de mayor vulnerabilidad federal de los últimos 6 años fiscales, en especial en programas de Asistencia Económica y Salud.
  • A pesar de una disminución en la población menor de 18 años en Puerto Rico, los programas aún no ofrecen servicios que cubran a la totalidad de la población que pudiera beneficiarse.

Recomendaciones y conclusiones:

  1. Proteger las inversiones en programas que sirven a la niñez.
  2. Aumentar las inversiones en programas que reducen la pobreza infantil fomentando alternativas de movilidad económica para padres, madres yjóvenes.
  3. Evaluar los programas existentes dedicados a los niños y jóvenes e invertir en aquellos con evidencia de efectividad.